Todos los recursos y esfuerzos agrícolas de la Sabana de Bogotá (Colombia) están centrados en la oferta agroexportadora.

La contaminación y sobreexplotación del suelo y del agua resultan en la dependencia alimentaria hacia los países del norte, un atentado hacia la soberanía del país.