MUJERES


Las mujeres suponen el 65% de las personas empleadas directa o indirectamente en el sector de la floricultura. La mayoría de ellas son madres cabeza de familia.

La gran dependencia a este trabajo deriva en una alta complejidad a la hora de reivindicar por sus derechos ante la explotación laboral.