Buscar otras formas de celebración que sean sostenibles, tanto con el entorno cómo con las personas, para evitar perpetuar las lógicas de desigualdad.