Garantizar el derecho a que los pueblos determinen los alimentos qué produzcan y para quién en detrimento de las lógicas transnacionales.